La huelga de tripulantes de Ryanair ha obligado este domingo a la compañía a cancelar 2 vuelos con origen o destino en Palma y otros 4 en Ibiza, y a retrasar 53 operaciones en Son Sant Joan y 10 en el aeropuerto ibicenco, ha informado el sindicato USO, uno de los convocantes del paro.

En concreto, en Palma se han retrasado 20 salidas y 33 llegadas, mientras que, en el caso de Ibiza, han sido cinco y cinco respectivamente.

Con las seis jornadas de huelga (los días 24, 25, 26 y 30 de junio, y 1 y 2 de julio), los sindicatos USO y Sitcpla pretenden presionar a Ryanair para aplicar los derechos laborales básicos (como días de vacaciones y derecho de huelga) y las sentencias judiciales, así como conseguir cerrar un convenio y unas condiciones de trabajo dignas.

A la huelga están convocados los 1.890 trabajadores pertenecientes a Ryanair y las agencias de contratación Crewlink y Workforce de las diez bases españolas: Madrid, Málaga, Barcelona, Alicante, Sevilla, Palma, Valencia, Girona, Santiago de Compostela e Ibiza.

Ryanair pagó más de 67.000€ a sus pasajeros por las huelgas de su personal en 2021

La huelga de Tripulantes de Cabina de Pasajeros (TCP) de Ryanair que comienza hoy afectando a 2.649 operaciones y a cerca de 440.000 pasajeros en diez aeropuertos españoles, según el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma). Pero no todo son malas noticias a las puertas del arranque de la campaña de verano del turismo: los viajeros que vean cancelados o retrasados sus vuelos podrán reclamar la devolución de los billetes y una compensación económica máxima de 600 euros, además de los gastos ocasionados.

Paciencia si se quiere viajar los próximos días

La paciencia es fundamental si se está pensando en viajar en los próximos días, porque la falta de personal en los aeropuertos, los controles más estrictos y las restricciones de los vuelos están provocando largas colas y retrasos en casi todos los aeropuertos europeos.

Un ejemplo de ello lo han vivido en el de Londres Heathrow, donde muchos usuarios se quedaron sin maletas y otras, perdidas, se acumulaban en las terminales. El aumento de la demanda y la escasez de personal que no ha vuelto a su puesto de trabajo después de la pandemia provocaba en Ámsterdam, uno de los aeropuertos más concurridos de la Unión Europea, colas enormes y más de una hora de espera para poder viajar.

Cuantías de la indemnización

Los pasajeros pueden reclamar a las compañías indemnizaciones de entre 250 y 600 euros. La cuantía depende, en este caso, de la distancia entre origen y destino.

En un vuelo de hasta 1.500 kilómetros, la compensación es de 250 euros. Si el viaje está entre 1.500 kilómetros y 3.500 kilómetros, asciende a 400 euros. Es a partir de los 3.500 kilómetros cuando la firma está obligada a pagar 600 euros a las víctimas de las cancelaciones.

Mientras dure la demora del viaje, la aerolínea deberá facilitar comida y bebida, dos llamadas telefónicas o acceso al correo electrónico, alojamiento en un hotel (con sus respectivas comidas) si es necesario pernoctar y transporte del aeropuerto al hotel. En caso de que la empresa no se hiciese cargo de los gastos, los viajeros deben guardar los recibos para posteriormente reclamarlos.

Wings to Claim, despacho jurídico encargado en defender los derechos de los pasajeros ante incidencias aéreas (retrasos, cancelaciones, overbooking, problemas con el equipaje, etc.), ofrece su servicio de manera personalizada según los intereses y preferencias de cada usuario a través de su página web, correo electrónico, WhatsApp y redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *